INTEGRACION SOCIO URBANA
18-01-2022

Más de mil familias se mudaron a las nuevas viviendas construidas en barrios populares

Forma parte del proceso de integración en los barrios populares que llevan a cabo entre el Gobierno porteño y el Instituto de Vivienda de la Ciudad. “Trabajamos para que el lugar donde se nace no condicione las posibilidades de futuro”, aseguró la ministra de Desarrollo Humano, María Migliore.

Más de mil familias se mudaron a las nuevas viviendas construidas en barrios populares - Revista Que

En el marco de los procesos de integración socio-urbana llevados adelante por el Gobierno de la Ciudad, el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, el Instituto de Vivienda de la Ciudad y la Unidad de Proyectos Especiales Urbanización Barrio Padre Múgica informaron que a lo largo de todo el año pasado se mudaron 974 familias de los barrios populares a las viviendas nuevas construidas por el Gobierno de la Ciudad.

 La relocalización de las familias forma parte de los procesos de integración socio-urbana impulsados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en los barrios Padre Carlos Mugica (ex 31), 20, Playón de Chacarita, Rodrigo Bueno y en el Camino de Sirga, los cuales contemplan la construcción de 5.040 viviendas a partir de tres ejes principales: habitacional, urbano y socioeconómico.

La integración socio-urbana implicó, además, la demolición de las viviendas luego de la relocalización de las familias de las zonas afectadas para realizar las aperturas de calles, la regularización dominial, el mejoramiento de las viviendas existentes, la construcción de equipamiento urbano y la intervención en espacios públicos. Estas obras permitirán que más vecinos vivan mejor y se alcance una mayor conectividad entre los barrios de la Ciudad.

Asimismo durante el último año, el IVC avanzó con la apertura de las calles Palpa y Céspedes del barrio Playón de Chacarita y la apertura de cuatro nuevos pasajes en el Barrio 20. Estas obras permiten una mejor accesibilidad dentro de los barrios, el esponjamiento de cada una de las manzanas para lograr la ventilación e iluminación de las viviendas existentes, y la mejora del espacio a través de bocas de tormenta, alumbrado público, arbolado, rampas y señalética. Además, se iniciaron 4 obras de infraestructura para la provisión de los servicios básicos necesarios para 35 mil vecinos de los barrios, como agua corriente, electricidad, ampliación de la red de distribución de gas y conexión con las nuevas viviendas, cloacas y pluviales.

Al respecto la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, aseguró que “trabajamos para que el lugar donde se nace no condicione las posibilidades de futuro. La integración es la herramienta para nivelar el punto de partida, resolver un problema estructural y generar infraestructura para el desarrollo” e indicó que desde el organismo que conduce “queremos que los vecinos y vecinas de los barrios populares tengan más oportunidades verdaderas para estudiar, trabajar y progresar”. 

 En tanto el presidente del IVC, Gabriel Mraida, afirmó que “cada familia que se muda a su nueva vivienda, es un logro porque implica garantizar el acceso a los mismos derechos y obligaciones que cualquier vecino de la Ciudad” y remarcó que “lo más importante de estas mudanzas es que gracias a la demolición de las viviendas que las familias dejan, podemos abrir calles, pasajes, pulmones de manzana y plazas. Y, sobre todo, podemos hacer las obras de infraestructura para llevar los servicios básicos a todas las viviendas del barrio”. 

 Mientras que el titular de la UPE Barrio Padre Mugica, Tomás Galmarini, concluyó señalando que “desde hace seis años, nuestro objetivo es hacer del Barrio Mugica uno más de la Ciudad de Buenos Aires. Hoy, todos somos testigos de que esta transformación es posible. Las obras son el puntapié para reducir desigualdades y así generar condiciones que permitan el ejercicio de las mismas oportunidades y responsabilidades que cualquier otro porteño o porteña”.